Un mundo virtual en el que podrán llevarse a cabo las acciones del día a día, así es el Metaverso.

Seguro que en los últimos días no has dejado de escuchar esta palabra: Metaverso. Periódicos, redes sociales, revisas y toda clase de medios de comunicación se han hecho eco de la llegada del Metaverso, pero ¿qué es el Metaverso?

El Metaverso es un nuevo concepto de mundo virtual en el que las grandes compañías de internet como Google, Facebook, Nvidia y Microsoft, están poniendo todos sus puntos de mira, sus inversiones y sus esperanzas. Tal es la apuesta de estos gigantes que la misma empresa de Mark Zuckerberg ha cambiado su nombre, Facebook, por Meta.

El Metaverso no es un concepto nuevo, sino que ya aparece en los mundos de ciencia ficción de novelas y películas, entre otros. Pero esta vez el concepto no se queda ahí, sino que evoluciona, se mueve y crece para dar vida al mundo virtual que tanto está dando de que hablar.

El Metaverso es un mundo virtual.

Dentro de este mundo virtual los usuarios pueden conectarse a través de una serie de dispositivos que ofrecen una experiencia inmersiva que permite interactuar con los elementos que construyen este universo, rompiendo las barreas físicas o económicas. Es decir, entrar en el Metaverso será como teletransportarse a una realidad virtual a través de unas gafas y otras herramientas.

Lejos del mundo de fantasía de los videojuegos, el Metaverso se concibe como una realidad alternativa, un lugar donde realizar cosas cotidianas sin moverse del sitio. Su objetivo es asemejarse lo máximo posible a una realidad externa, la nuestra, para permitir una interacción real.

El Metaverso de Meta

Si hay alguien que ha profundizado en el concepto de Metaverso es sin duda Zuckerberg y su equipo. Partiendo de una idea, prometen crear un universo paralelo y virtual al que acceder solamente (por el momento) con dispositivos de realidad virtual y aumentada. De esta forma se podrá interactuar entre las personas y con el contenido que se encuentra dentro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Meta (@meta)

La clave de este Metaverso es su total inmersividad, que va más allá de la simple realidad virtual. Gafas, sensores e incluso puede que trajes especiales serán los elementos que se utilicen para entrar por completo en el Metaverso y registrar los movimientos físicos que cada avatar debe realizar.

El objetivo es construir avatares lo más similares posibles a las personas reales, que puedan recrear diferentes aspectos de su vida, expresiones faciales, lenguaje corporal, rutinas, etc.

La libertad de creación

Otra de las ideas principales sobre las que se sustenta el Metaverso es la libertad de creación. Aunque como hemos comentado, se busca que los avatares se parezcan al máximo a sus dueños, este mundo permitirá también crear otros completamente diferentes en función de las habilidades, aspiraciones y el entorno.

Este nuevo universo busca una interacción aún más completa que la que ofrecen las comunidades virtuales, buscando acercar aún más el mundo físico y virtual, mezclando ambos en un nuevo universo administrado por la empresa que cree el Metaverso más exitoso.

¿Qué ofrece entonces el Metaverso?

Romper la barrera que nos “separa” de Internet. Aunque todavía es pronto para saber si estamos ante el gran salto evolutivo de la década. Meta (el anterior Facebook) ya ha comenzado a crear las infraestructuras y los primeros conceptos necesarios para dar sentido a un futuro donde los dispositivos puedan trasladarnos a otro mundo. Mientras tanto, esto sigue siendo un concepto, que todavía no ha llegado a materializarse al 100% y no sabemos cuánto tiempo pasará hasta que esto ocurra.

Meta, la empresa más optimista respecto al Metaverso, cree que el nuevo mundo virtual no solo proporcionará a los seres humanos una nueva forma de relacionarse, sino que también será un nuevo lugar para crear negocios y ciudades, donde la experiencia de compra online será llevada a otro nivel. ¿Te imaginas probarte unas zapatillas Nike en el Metaverso?

Además, tendrá aplicaciones prácticas, como oficinas virtuales, lugares donde se realizarán reuniones a través de avatares que llevarán trajes virtuales sin la necesidad de que las personas conecten su cámara y muestren su imagen real a través de la pantalla.

Si el Metaverso resulta ser el éxito prometido, muchas experiencias digitales encontrarán en él una nueva vía de desarrollo para llegar de forma cercana y multitudinaria a las audiencias. No solo hablamos de trabajo, sino también de conciertos, videojuegos o deportes, entre otras actividades de ocio.

El Metaverso tendrá además su propia economía, el auge de las monedas virtuales entra aquí en juego, pues permitirá comprar y realizar interacciones con dinero específico. Los micropagos tendrán también un papel importante en el Metaverso, pues permitirán a los avatares realizar pequeñas acciones como cambiarse de ropa, hablar con gente, utilizar determinadas herramientas, etc.

Por último, pero no menos importante el Metaverso apuesta por una interacción casi real con todo tipo de personas. Este universo busca conectar a personas que físicamente se encuentran lejos, y no solo a través de chat y llamadas, sino que la experiencia de realidad virtual promete ser tan inmersiva, que facilitará encuentros muy cercanos a la realidad.

Con estas afirmaciones, es evidente que el Metaverso que destaca sobre los demás es el de Facebook pues, aunque otras empresas estén preparando también los suyos, la compañía de Zuckerberg será la que ejerza el control de todo y se lleve además parte de los beneficios de todos los negocios que se realicen dentro de este mundo.

Microsoft, Epic Games y otras iniciativas como Sansar, Decentraland o Rival Peak, son los cimientos, la inspiración y la evolución de lo que en el futuro será el verdadero Metaverso.

En cualquier caso, toda la información proporcionada hasta ahora está llena de suposiciones, pues a día de hoy el Metaverso se presenta como un gran lienzo en el que tendrán cabida cientos y miles de posibilidades.

¿Cuándo se convertirá el concepto en realidad?

La idea ya está en marcha, las inversiones también. Ahora solo hay que esperar a ver cómo este nuevo universo toma forma y las empresas unen esfuerzos para seguir desarrollándolo con nueva tecnología. Pues lamentable todavía no existen en la tierra herramientas tecnológicas que puedan hacer realidad este concepto al 100%.

Las tecnologías impulsadas por Oculus, Microsoft, HTC o PlayStation están siendo clave para vincular el mundo real y virtual, pero todavía no son suficiente. Además del hardware, se necesita también un potente software que evolucione la versión de The Metaverse, presentada en 1993, a una infinitamente más desarrollada.

La realidad que busca el Metaverso, así como su diseño y sus negocios, está aún creándose, pero todavía no tiene una forma, pues hay que seguir trabajando y desarrollando nuevas tecnologías para que esta nueva realidad empiece a cobrar vida.

Aunque en las últimas semanas el concepto de Metaverso haya arrollado con fuerza en el mundo virtual, la verdad es que todavía estamos bastante lejos de poder entrar a formar parte del mismo.

Deja una respuesta