En este post abarcaremos las estrategias de Growth Hacking desde una perspectiva amena. Se trata de una forma efectiva de hacer crecer tu negocio en canales online. ¡Continúa leyendo!

¿Growth Hacking? ¿Qué es eso, se come? Se trata de un paraguas de estrategias de crecimiento por medio de la tecnología que en los últimos años lo inunda todo. A su vez, es una filosofía, una manera de entender y trabajar el marketing online.

Growth: crecimiento, acción y efecto de crecer, es decir, de hacer algo más grande.

Hacking: hackear o piratear, acción referida al conocimiento y empleo profundo de la tecnología para conseguir unos fines concretos. También se entiende como la habilidad para programar una solución creativa a un problema mediante la utilización de software.

Se trata, pues, de ese conjunto de técnicas que tienen el objetivo concreto de AUMENTAR mediante la tecnología el negocio en diferentes ámbitos, sobre todo, de manera cuantitativa.

    Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas noticias

    ¿Qué podemos incrementar gracias al Growth Hakcking?

    Números, numeritos que querremos sumar y multiplicar. Todas las cifras con las que una marca o empresa puede contar en internet, todas ellas pueden verse incrementadas gracias a un correcto plan de Growth Hacking.

    • Las ventas. ¡Qué obvio y a la vez qué necesario, verdad!
    • El número de visitas en la web.
    • El número de personas diferentes que nos visitan.
    • El número se seguidores en redes sociales.
    • El número de interacciones.
    • El número de medios, perfiles o blogs que hablan de la marca.
    • El número de veces que un contenido es compartido.
    • El número de likes en publicaciones.
    • El número de comentarios en nuestros posts.

    ¡Y un largo etcétera!

    Se trata pues, de convertir un aspecto, contenido o canal de una marca en viral. Que tenga un gran alcance y se eleve de manera exponencial.

    ¿Cómo hacer uso del Growth Hacking?

    Como te decimos, se trata de un término paraguas donde podemos englobar diferentes técnicas y acciones, todas ellas planteadas con el fin de desarrollar amplia y rápidamente alguna vertiente de una marca o empresa.

    Es por ello por lo que se encuentra muy ligado al mundo de las startups y no son pocas empresas conocidas las que han recurrido a él, como por ejemplo, Airbnb, Dropbox, Spotify o Udemy.

    Quizá te preguntes cómo ponerlo en práctica. Bien, debes saber que necesitas sí o sí aplicar estrictamente un enfoque innovador y tecnológico. Recuerdas que debes “hackear” ciertos sistemas o redes para conseguir lo que quieres: elevar al máximo esos numeritos.

    Las técnicas que puedes emplear son:

    • La analítica pormenorizada.
    • El uso de redes sociales con contenidos diseñados para ser virales.
    • El estudio de las tendencias.
    • El email marketing.
    • La publicidad digital.
    • Los tests A/B.

    Todas estas acciones, como puedes ver, tienen accesibilidad gratuita o no suponen una gran inversión. ¿Dónde está, entonces, lo difícil? En saber diseñar contenidos y estrategias que se ajusten a los gustos actuales del público, en concreto, del público al que queremos impactar.

    ¡Y no solo que se ajusten a los gustos! Más allá, en saber crear aquello que les impacte, les emocione o les haga sentirse identificados. Solo de este modo, un canal, contenido o marca puede explotar, llegar a límites insospechados y convertirse en un fenómeno.

    Al final, el Growth Hacking dispone una serie de herramientas y filosofías, pero para que realmente funcione, debemos manejar conocimientos y disciplinas relacionados con las psicologías del consumidor, la venta emocional y el marketing de contenidos, entre otras muchas.

    ¡Crecer brutalmente se puede! Solamente debes analizar, testar, implementar, volver a analizar y cambiar si es necesario. Por suerte, nosotros, en esa tarea, podemos ayudarte 😉.

    Deja una respuesta