Deep Web: todo lo que quieres y necesitas saber sobre ella

Conocida como la cara oculta de internet o el lado oscuro de la red, existen muchos misterios, mitos y leyendas que rodean el concepto de Deep Web.

Qué es la Deep Web

Su traducción literal nos dice que es ‘la Internet profunda’, pero si ahondamos un poco más en este concepto, vemos que su descripción hace referencia a todo aquel contenido de Internet que por diversos motivos no está indexado por los motores de búsqueda como Google, Yahoo o Bing, entre muchos otros.

En contraposición a esta ‘Internet profunda’ encontramos ‘el Internet superficial’, es decir, los sitios por los que habitualmente navegan todos los usuarios y que utilizan diferentes motores de búsqueda, encargados de indexar la información existente en internet.

Dentro de la Deep Web se incluyen webs privadas, áreas de usuarios, etc. aunque la mayoría de los usuarios atribuyan el término Deep Web a cosas ilegales, lo cierto es que esto no es así, sino que hay diferentes tipos de contenido dentro de esta categoría.

Como cada vez son más los conocedores del término y los desmitificadores del “lado ilegal” de la Dark Web, se ha creado el término Dark Net, utilizado para referirse a la parte ilegal de las webs, redes que se superponen al Internet público y necesitan un software específico y permisos para acceder.

Una de las “darknets” más conocidas es Tor, una web que se encuentra dentro de la colección de redes oscuras y tecnologías usadas para compartir la información y contenidos digitales. Este tipo de webs utiliza protocolos y puertos “no estándares” sobre una red subyacente, ocultando la identidad de la web y de los miembros de la red.

¿Es ilegal entrar en la Deep Web?

Para obtener una respuesta clara a esta pregunta, primero debemos detenernos en una serie de aspectos involucrados dentro de la navegación en una Deep Web.

La Deep Web está ‘oculta’. Para casi todos los contenidos de la Deep Web se utilizan dominios con extensión .onion, son dominios codificados con una trama HASH, que no incluye registro por parte de servidores DNS, estos dominios se encargan a la vez de hacer de DNS. En una red P2P, las bases de datos correspondientes a los dominios HASH se replican para que se muestren a todos los usuarios. La Internet superficial emplea el protocolo UPD/IP para la identificación de las páginas, mientras que en la Deep Web se repiten por un ramal.

La Deep Web no es peligrosa ni ilegal, al contrario, en ella se encuentran avances tecnológicos y científicos y su dimensión, superior a la estimada, alberga casi miles de documentos individuales, un número muy inferior al almacenado en la Internet superficial.

¿Qué hay entonces en la Deep Web?

En la Deep Web se esconde todo tipo de contenido, como hemos explicado, tan solo es la parte sin indexar de Internet, además cada una de las darknets dispone de contenidos muy variados. En esta red el anonimato prima por encima de todo, pero conseguir esto no es siempre posible, ya que comúnmente el anonimato está ligado a actividades ilegales.

Webs de venta de drogas, dinero falso, documentación falsa, hackers y armas se esconden dentro de la Deep Web, pero también trabajos académicos e investigaciones, como Academic Invisible Web. Entrar en la Deep Web no es ilegal, pero realizar ciertas acciones en ella, como consumir las darknets pueden tener consecuencias legales.

¿Qué es en realidad la Deep Web?

Como señalamos, no es más que un sistema de Internet paralelo, protegido por sistemas determinados de protección de tráfico ideados para maximizar la privacidad y el anonimato. Por lo tanto, dentro de la Dark Web podremos encontrar absolutamente todo tipo de contenidos.

Para entrar dentro de la Deep Web hay que utilizar unos navegadores determinados. Para garantizar una mayor seguridad al utilizar este tipo de webs, es recomendable utilizar un VPN. De esta forma, se garantizará el anonimato como usuarios de la web, y se ocultará también el rastro de la actividad.

La velocidad de navegación dentro de la Deep Web es menor, que la tradicional.

Navegadores como TOR BROWSER, el navegador web más conocido en este ámbito, permiten entrar directamente a este tipo de internet sumergido. Instalándolo y configurando los determinados ajustes, las webs se abrirán como cualquier sitio normal facilitando la navegación. Eso sí, hay que tener en cuenta que para entrar a las páginas ocultas es necesario disponer de los enlaces .onion ya que no existe un motor de búsqueda donde localizar las peticiones de los usuarios.

Además de Tor Browser, existen otros navegadores como ZeroNet, Freenet e I2P, herramientas perfectas para usuarios más profesionales, con redes propias para conseguir una navegación anónima y sin rastros.

Buscadores como Google, dejan fuera muchas webs porque no pueden o no quieren indexarlas, por eso las bases de datos juegan un papel muy importante dentro de la Deep Web. Estas son las que esconden los recursos de los navegadores en los diferentes servidores de Internet, y gracias a ellas es posible detectar los recursos que no se encuentran vinculados a las webs de superficies.

El sistema de búsqueda de la web profunda de Google hace un cálculo previo de las entregas de cada formulario HTML agregando a las páginas resultantes el índice del motor de búsqueda de Google. Estos resultados arrojan miles de consultas por segundo, lo que permite al contenido de la Deep Web utilizar unos algoritmos claves para formar su propia base de datos.

Los tres algoritmos clave que utiliza la Deep Web:

  1. Selección de valores de entrada: para que las entradas con búsquedas de texto acepten palabras clave
  2. Identificación de los insumos: permite aceptar valores específicos (fechas)
  3. Selección de nº de combinaciones: números que generan las URLs adecuadas para añadir en los índices de búsqueda

La utilización de estos algoritmos permite que cuando se accede a un buscador y se realiza una consulta, este no busque entre la totalidad de resultados de internet, sino que únicamente busque en su propia base de datos, que previamente ha sido generada e indexada. Estas bases de datos se denominan crawler.

Los crawlers no rastrean bases de datos ni extraen información. No muestran páginas protegidas con contraseñas ni creadas en lenguaje HTML, por eso los resultados que se muestran en el Internet profundo, no son iguales a los del Internet superficial.

¿Cómo empezar a navegar en la web profunda?

Encontramos el punto de partida de navegación en The Hidden Wiki, aunque no se puede acceder al original, por su desconocimiento, se puede recurrir a directorios o versiones de la Hidden Wiki, para navegar por la Deep Web. Dentro de este site, se esconde un directorio de enlaces de la Dark Web con diferentes categorías y secciones, como listas se servicios ocultos y buscadores clasificados por área de operación: servicios financieros, servicios comerciales, alojamientos, política, mercados…

Tan solo con acceder desde buscadores como Tor Browser, a este directorio, se puede disponer de los enlaces de la Deep Web, para copiarlos y pegarlos y comenzar a navegar sobre los mismos.

Un consejo, los enlaces de algunos de los servicios online van cambiando de forma periódica, por lo que es probable que en ocasiones no funcionen y haya que seguir buscando. Además, en algunos casos se solicitan medidas adicionales de protección de las conexiones y el tráfico para acceder a determinadas webs.

Peligros y riesgos de la Dark Web

Terminamos desmintiendo y subrayando los peligros y riesgos que conlleva la navegación oculta.

Uno de los principales peligros asociados a la navegación oculta son los virus y archivos maliciosos. Por eso antes de adentrarte en este mundo te recomendamos que extremes las medidas de seguridad, disponiendo de un buen antivirus y de un software actualizado.

La Deep Web está compuesta por varios niveles, algunos de ellos contienen páginas que son utilizadas con frecuencia por la mayoría de usuarios de internet como intranets y sites con contraseña. Estos se encuentran en los niveles 0, 1 y 2, donde no hay apenas riesgo de navegación.

A partir de niveles superiores, los riesgos de navegación son mayores. Esto se debe a que se encuentran contenidos delicados, peligrosos o violentos, por lo que te recomendamos que evites acceder a determinados sitios.

Otro consejo es que dejes de lado la información “confidencial”, es decir, información que puede estar oculta por medidas de seguridad ya que accediendo a ella puedes correr riesgos de demanda por violación de términos de uso o derechos de autor.

La mayor parte de la navegación oculta es legítima, por lo que es muy raro que acabes navegando en sitios peligrosos de forma no intencionada. Así que si estás pensando en conocer más sobre este tipo de Internet y navegar entre sus páginas, puedes hacerlo de forma segura y legal, gracias a nuestros consejos.

Si necesitas más información sobre este tema o cualquiera relacionado con Internet, puedes encontrarla en nuestra web, nuestras redes sociales y nuestro blog. En IceCream Marketing Shop estaremos encantados de ayudarte con todo lo relativo al mundo digital.

Deja una respuesta